Comunicado acerca de lo que ha sido publicado en los periódicos sobre la mujer

Fecha: 25/1/1420H


Alabado sea Allah. La paz y las bendiciones sean sobre el Mensajero de Allah, sus compañeros y aquellos que siguen su guía: Es evidente, para todos los musulmanes bien informados de su religión, que las mujeres en el Islam, sobre todo en este país, llevan una vida digna, modesta, mientras hacen los trabajos que corresponden a su naturaleza, y consiguen sus derechos legales que han sido decretados por Allah, al contrario de lo que habían sufrido antes en el gahiliya (período pre-islámico), y también que están actualmente experimentado de insolencia, pérdida e injusticia en algunas sociedades cuyos modales se contradicen a los del Islam. ( Número del tomo 17; Página 245) Ésta es una merced por la cual le agradecemos a Allah, y debemos conservar. Sin embargo algunas personas, cuyas mentes se echan a perder por la cultura occidental, no están satisfechas con esa posición honrada de las mujeres en nuestro país; que son modestas, veladas, y conservadoras, mientras que ellos quieren ser como las mujeres en los países no-islámicos y seculares. Por lo tanto, han comenzado a escribir en los periódicos llamando a la aplicación de algunos asuntos en el nombre de la mujer, los cuales son:1: Quitarse al-higab (velo), que ha sido ordenado por Allah -Exaltado sea- en la siguiente aleya: ¡Profeta! Di a tus esposas e hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran desde arriba con sus vestidos. Esto es lo más adecuado para que se las reconozca y no se las ofenda y en la aleya en la que dice: Y cuando les pidáis a ellas algún menester hacedlo desde detrás de una cortina, esto es más puro para vuestros corazones y para los suyos También en la aleya en la que dice: y que se dejen caer el tocado sobre el escote Prueba de ello es lo que dijo ‘A’isha -que Allah esté complacido con ella- narrando la historia de su retraso del convoy, cuando Safwan ibn Al-Mu'attil -que Allah esté complacido con él- pasó por ella, se cubrió la cara y le dijo: Y él me veía antes de se prescribiera el velo Ella dijo también: ( Número del tomo 17; Página 246) Estábamos en el estado del ihram (estado de sacralización) con el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-; y cuando los caballeros pasaban a nuestro lado, cada una de nosotras bajaba el velo de la cabeza para cubrirse el rostro, y cuando ya habían pasado, lo descubríamos. Hay otras muchas pruebas en el Corán y la Sunna sobre la obligación de al-higab (el velo) de la mujer musulmana. Sin embargo, hay gente que quiere que las mujeres se opongan al Corán y a la Sunna, y se quiten al-higab, para que todo hombre vicioso y de corazón enfermo pueda mirarlas.2 - Piden dar a las mujeres el derecho a conducir, a pesar de las maldades y los peligros que ello conlleva, y que son evidentes para cualquier persona que tenga conocimiento.3 - Reivindicar el derecho a tomar fotografías de las mujeres, para ponerlas en tarjetas de identificación, que se muestran a todo el mundo e incitan a las pasiones de los hombres de corazones viciosos. Sin duda, éste es un medio para quitarse al-higab.4 - Llaman a la mezcla entre hombres y mujeres, y a que las mujeres tomen cargo de los puestos de trabajo de los hombres, y dejen los puestos de trabajo que les convienen a ellas en cuanto a su naturaleza y dignidad. Ellos afirman que si las mujeres sólo hacen su trabajo natural, esto será un anulación de sus capacidades. ( Número del tomo 17; Página 247) Sin embargo, es indudable que la realización de un trabajo que no es propio de su naturaleza, es la verdadera anulación. Esto también contradice la shari'ah (Ley Islámica), que prohíbe la mezcla entre hombres y mujeres, la reunión a solas entre un hombre con una mujer ajena y viajar sin mahram (parientes incasables). Y todas estas cosas llevan a consecuencias malas y negativas.Por otra parte el Islam prohibió la mezcla entre hombres y mujeres incluso en los lugares de culto, e hizo que los lugares de las mujeres esten detrás de los hombres, así como estimuló a las mujeres para rezar en sus hogares. A este respecto el profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: No impidáis que las mujeres acudan a las mezquitas, pero sus casas son mejores para ellas. Todo esto está decretado para preservar la dignidad de la mujer y para mantenerla alejada de las tentaciones.Los musulmanes deben mantener la dignidad de sus mujeres, no prestar ninguna atención a estas campañas engañosas, y aprender la lección de esa condición miserable de la mujer en las sociedades que siguieron estas ideas erróneas. El dichoso es quien aprende de las experiencias de los demás. Los gobernantes de este país deben castigar a los insolentes que llaman a esas cosas y evitar que se difundan sus ideas corruptas. Esto es necesario con el fin de proteger la sociedad de sus consecuencias negativas. Pues el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: No habrá, después de mi muerte, una tentación más dañosa a los hombres que las mujeres. y dijo también: ( Número del tomo 17; Página 248) Os encomiendo que tratéis bien a las mujeres La bondad implica el mantenimiento de su dignidad y su castidad, y mantenerlas alejadas de los medios que conducen a la tentación.¡Que Allah nos guíe a todos nosotros hacia la bondad y la rectitud, ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!


Relacionado: